Requinto Jarocho Eléctrico

Un instrumento único

Tradicionalmente, los requintos jarochos o guitarras de son, están encordados con cuatro cuerdas, cinco en algunos casos y son completamente acústicos. A esto, se le ha implementado, el uso de pastillas o piezos, que transmiten el sonido acústico a una consola o bocina.

Durante su paso por la carrera de jazz de la Universidad Veracruzana, Ik’Balam tuvo la necesidad e inquietud de amplificar de otra forma su instrumento, el requinto jarocho acústico, y el resultado ha sido esta nueva variante, y única al momento de escribir este texto.

En cuanto al requinto jarocho eléctrico de cinco cuerdas es diferente porque utiliza cuerdas de metal y una pastilla con imanes, siendo así eléctrico y no electroacústico, como los ejemplos anteriores. Ik’Balam construyó personalmente este instrumento durante año y medio, del verano del 2016 al otoño de 2017. Con él pudo grabar el EP de Ilusiones, siendo el primer registro sonoro del instrumento y posteriormente en 2019, con el álbum Erosión de la memoria.

Algunas de las características remarcables son que le permite amplificarse mucho más y sin retroalimentación (feedback). Puede utilizar y procesar la señal de los pedales con veracidad. El sonido se mantiene muy fiel sin importar el sistema de amplificación que se utilice. Por otro lado, el ataque y sus dinámicas son más evidentes que en el requinto jarocho acústico.

Este instrumento le ha permitido a Ik’Balam acercarse al sonido que tiene en mente y le ha dado voz a sus composiciones y arreglos.